Home

No me llamó la atención tu verborrea. Lúcido, inteligente, vital. No me llamó la atención tu altura. Mucho más que la media. No me llamó la atención tu vida. Aún no conocías la mía. Me llamó la atención tus ganas de vivir. Yo salía de una muerte en vida.

Me llamaron la atención tus manos. Huesudas en el pulgar. Suaves en el movimiento. Grandes. Trabajadas. Uñas grandes, alargadas. Bien cortadas. Manos limpias. Manos dulces. Manos suaves. 

Aun recuerdo el día que decidí caer en tus manos.

Siempre supe que lo que siguiera iba a ir bien. Siempre supe que tus manos me protegerían. Siempre supe que tras tus manos solo encontraría ternura. Tras tus manos hay mucho más.

Me siento hembra. Me siento mujer. Me siento querida. Me siento protegida. Me siento viva. Me siento vibrar. Me siento cuidada. Me siento única. Me siento amada. Me siento libre. Y en mi libertad te siento vivo, libre, amado, protegido.

Amour. No hay nada mejor en la vida que alcanzar tu mano en el amanecer. Sentir tu mano en la alborada. Rozar tu mano antes de despertar. 

No es deseo. También. No es ansia. También. No es necesidad. No te necesito para nada. Te quiero para todo.

Estas. Quiero. Quieres. Necesito. Das. 

A lo mejor es amor. Pero a mi no me importa.

Anuncios

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s